Masaje Europeo

 

La técnica de masajes más tradicional y común es el Masaje Europeo o Sueco. La característica que la diferencia de las otras es la utilización de aceite para evitar la fricción con la piel.

El principal objetivo del Masaje Europeo, es reducir el stress y hacer que el paciente se relaje. Además alivia las tensiones musculares, mejora la circulación de la sangre, calma la ansiedad, es fomentador de sueño, y genera en el paciente un sentimiento general de bienestar.

Los movimientos que realiza el masajista es una combinación de activos y pasivos en dirección al corazón, para estimular la circulación. Algunos de esos movimientos son: Effleurage, Petrissage, Rodillos, Percusión, entre otras.

Al iniciar la sesión el masajista esparce el aceite por el cuerpo del paciente usan la técnica Effleurage haciendo que se calienten y relajen los músculos.

Luego, con unos movimientos parecidos a los de amasar, llamados Petrissage, el paciente se relajará profundamente al paciente.

En los puntos donde el paciente haya mencionado sentir dolor, el masajista presionará utilizando los dedos pulgares y realizará movimientos circulares.

También usará la técnica de Rodillos, la cual consta en pellizcar suavemente pequeñas zonas de la piel.

Para culminar la sesión, realiza la técnica de Percusión, dando palmaditas sobre la espalda y otros músculos para energizar el cuerpo. Después deslizará las puntas de los dedos haciendo una leve presión para aflojar los músculos y calmar los nervios.

Las sesiones deben durar entre 45 y 90 minutos, y desde el primer día uno nota los efectos.

Estos masajes están contraindicados para personas con diarrea, vómitos, fiebre, venas varicosas o trombosis. En personas con problemas cardíacos y de hipertensión no se masajea el abdomen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
www.000webhost.com