Masajes con Piedras Calientes

 

Una de las novedades en las terapias de masajes antiestrés son los masajes con piedras calientes.

Se utilizan piedras que sean suaves y de diferentes tamaños. Se las calienta en agua a diferentes temperaturas para aprovechar los efectos del frío y el calor para estimular la circulación sanguínea. Por lo general se usan las basalto porque son ricas en hierro  y mantienen el calor. Cuando las piedras se van enfriando se reemplazan por otras.

La técnica consiste en aplicar las piedras en puntos específicos del cuerpo. El masajista realiza los movimientos de los masajes convencionales y el paciente recibe un masaje intenso, que le provocan una sensación de calidez y confort. Se alivia la tensión muscular y se lo lleva hacia una profunda relajación, permitiéndole al masajista aplicar presión más intensamente. Algunas piedras se dejan colocadas a lo largo de la columna, entre los pies o en la palma de las manos para aumentar circulación de la energía.

Los masajes con piedras calientes eliminan el estrés, mejoran las funciones orgánicas, ayudan a recuperar la energía, estimulan la perdida de peso, armonizan el cuerpo, la mente y el espíritu, y balancea el sistema nervioso.

Se recomiendan para la mala circulación, el dolor de espalda, el stress, la tensión, el dolor por artritis, la depresión, el insomnio y la ansiedad. A su vez, se contraindica para personas que tienen enfermedades infecciosas de la piel, personas que sean propensas a coágulos de sangre, o que hayan recibido quimioterapia o radioterapia. No se tiene que realizar sobre moretones, zonas inflamadas de la piel, zonas donde hubo una fractura reciente, o donde haya heridas que no terminaron de cicatrizar.

Cursada Regular de 2 meses (Una vez por semana, total 8 clases)

Dia
Horario
Fecha
Promoción
     

Matrícula de inscripción: $ 
Cuota mensual: $
Derecho de examen (por única vez) y Certificado: $


*Para acceder a la promoción se debe abandonar matricula y primer cuota.